¿Huésped o anfitrión?

La palabra española “huésped” procede del latín “hŏspĕs, -ĭtis”, se documenta por primera vez en el Cantar de Mio Cid, y se refiere tanto al que acoge a alguien en su casa como al que es acogido; es decir, que lo mismo vale para designar al que da hospitalidad como al que la recibe. Pero ¿por qué? ¿Cómo es que la misma palabra designa dos realidades distintas, dos actores de una misma situación?

¿Quién es el huésped aquí?
Imagen de la película Alien, el octavo pasajero (1979)
https://www.filmaffinity.com/es/filmimages.php?movie_id=708792

El término latino “hŏspĕs, -ĭtis” guarda una estrecha relación con “hŏstis, -is”, que significa “extranjero, enemigo”, y es que los romanos consideraban que todos los extranjeros eran posibles enemigos (también lo consideraban así, antes que ellos, los egipcios o los sumerios, cuyo signo para “enemigo” estaba relacionado con el de “extranjero”, es decir, alguien que no era del país); pero cuando un extranjero cruzaba el umbral de una casa ocurría algo curioso: se convertía en alguien que gozaba de la protección del señor. Es decir, pasaba entonces de ser un enemigo a ser alguien a quien se debía acoger.

“Hŏspĕs” es, en realidad, un compuesto de “hŏstis” (“extranjero, enemigo”) y de “pŏtis” (“dueño” y, más tarde, “poderoso”), de modo que vendría a significar “el dueño de un extranjero, el que lo recibe en su casa”. Con el tiempo, y debido a la costumbre de corresponder a la hospitalidad, el vocablo pasó a designar a las dos personas que se acogían mutuamente, porque el que era hospedado en primer lugar, pasaba después a ser el hospedador.

La raíz de esta palabra ha perdurado en otras como “hospital”, “hospedería” o “inhóspito”; y el significado de “enemigo” ha pasado a vocablos como “hostil” o “hueste”. En inglés moderno existe el término “guest”, que se repite en la familia de lenguas germánicas como, por ejemplo, en el gótico “gasts”, el alemán “Gast” o el holandés “gast”. En francés tenemos “hôte” u “hôtel” (de donde nuestro “hotel”), y “hostile” con el sentido de “enemigo”. En inglés existe la misma grafía “hostile” aunque con muy distinta pronunciación, claro está, y luego tenemos “host” para designar al “anfitrión”.

No había mencionado aún esta palabra, y eso que aparece en el título, pero la he querido dejar para el final porque tiene una historia muy peculiar. Es el término que usamos para deshacer la ambigüedad: así, el anfitrión es el hospedador, y el huésped es el hospedado.

Anfitrión es, en origen, un nombre propio: el nombre del rey de Tebas, Ἀμφιτρύων en griego, esposo de la reina Alcmena. Mientras él andaba ocupado en cuestiones bélicas, Zeus aprovechó su ausencia para visitar a la reina (cómo no), pero lo hizo metamorfoseado en el rey, de manera que la virtud de Alcmena quedaba a salvo porque ella creía que estaba yaciendo con su esposo.

Debido a un pequeño error de cálculo, cuando Zeus visitaba a Alcmena, el rey de Tebas se hallaba ya con su ejército muy próximo a la ciudad, así que el dios urdió otra treta: hizo que esa noche fuera más larga de lo normal, y por eso el Sol salió con un retraso de veinticuatro horas. Como resultado, la reina Alcmena engendró nada más y nada menos que a Heracles (Ἡρακλῆς), Hércules para los romanos. Todo ese tiempo y esfuerzo tuvo que emplear el dios de dioses para engendrar a un héroe de la talla de Hércules.

Hay otros grandes héroes literarios que tuvieron un origen parecido, como el Rey Arturo, por ejemplo: su padre, Uther Pendragon, yació con su madre, Igraine, gracias a un encantamiento que le confirió el aspecto del Duque de Cornualles, el legítimo esposo de la Dama Igraine.

El empleo del sustantivo “anfitrión” para referirse a una persona que acoge a otras en su casa viene de la comedia de Plauto que lleva, precisamente, ese título: Anfitrión (Amphitruo), donde Júpiter (el Zeus romano) aparece representado como un auténtico sinvergüenza. En la comedia hay otro personaje que también se metamorfosea: Mercurio (Hermes para los griegos). Él era quien solía acompañar y ayudar a Zeus en sus escarceos, y en este caso se transforma en el criado de Anfitrión, llamado Sosia, personaje del que viene la palabra que empleamos hoy para designar a quien se parece mucho a otra persona.

Plauto (254-184 a.C.)
Colección Getty
BY Sailko CC SA 3.0

Pero, sin duda, la obra que le ha dado fama al personaje de Anfitrión en nuestra sociedad moderna es la comedia homónima de Molière, en la que se exageran todos los malentendidos que causa Júpiter, transformado ya en Anfitrión, al invitar a una comitiva a cenar a casa del rey. Así pues, se identifica al anfitrión como a la persona que acoge a otras para que cenen en su casa.

Vista la historia del héroe de Tebas, no es de extrañar que sigamos usando “huésped” tanto para el que acoge como para el acogido, porque quizá sea mejor sufrir el riesgo de crear esa ambigüedad lingüística, que andar en tratos con Zeus.

Publicado por Neferchitty

La historia empieza en Sumer.

22 comentarios sobre “¿Huésped o anfitrión?

  1. Qué guay! Había oído hace tiempo lo de huésped, pero no sabía la etimología ni ninguna de las otras cosas tan interesantes que cuentas! Genial!! Internet necesitaba este blog 😀

    Le gusta a 1 persona

  2. Enhorabuena por la entrada y por lanzarte con un blog en estos tiempos tan redsocialianos. Me encanta la gente que va a contracorriente.

    La etimología es algo que me fascina así que vendré a menudo por aquí 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Muchas gracias
    Creo que Hera, esposa de Zeus, nunca “tragó” a Hércules y se las hizo pasar canutas. El pobre Hércules vivió atormentado por culpa de Hera toda su vida. Al final Zeus se apiadó de él y lo subió al Olimpo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: